jueves, julio 14, 2011

Midnight in Paris, o la reencarnación de Woody Allen.




No es muy común ver en una película a un actor interpretando a otro actor vivo. Imitar sus ademanes, sus gestos al hablar, su postura, encarnar su ser. Y eso, aparte de la incomparable París, es lo que a mí personalmente me encantó de Midnight in Paris. Para muchos, supuestamente es lo mejor de este autor desde Matchpoint, yo no sé, no puedo decir, porque estuve toda la película embobada en los paisajes, los diálogos maniáticos y apresurados de Gil, y deseando que Paul e Inés se cayeran por alguna alcantarilla, o que el suegro se atragantara con algún trozo de "bife". Woody Allen, como siempre, dibujando arquetipos como nadie: los típicos estadounidenses mirándose el ombligo que, en una cata de vinos franceses en el centro de Paris, están añorando los vinos de Napa. Los créditos y el voice over de Gil es el mejor estilo de Allen, así como la secuencia inicial de las escenas de la estrella real de la película, París, es espectacular.

Sin revelar el centro de la historia, que yo no conocía por no haber leído  la sinopsis, es un fantástico regreso a lo mejor de Woody Allen, una onírica historia de insatisfacción con la vida, con el presente que el protagonista, Gil Pelner un guionista de Hollywood aspirante a novelista, ve con resistencia cómo se construye ante sus ojos.

Si las películas de Allen ganaran premios Oscar, y hubiera una categoría para premiar la mejor imitación de alguien real, sería de Owen Wilson sin disputa. Un actor que, al menos a mí, me convenció desde que lo vi en The Royal Tenenbauns. Owen nos regala un Woody Allen más joven y más buenzomo (saben mi debilidad por los hombres desaliñados), pero igualmente neurótico, autocomplaciente y pesimista. Dios, ese argumento de que en la Belle Epoque no había antibióticos es de lo mejor de Allen.

La escena en que Gil va entrando solo al hotel, con su caminar encorvado y lento me recordó tanto a Hannah y sus Hermanas cuando el personaje de WA sale del Mount Sinai cuando cree que tiene un tumor cerebral. Fantástico. Habrá críticos que dirán que el autor se repite a sí mismo, que ya no tiene nada nuevo que decir y que una vez ya él no puede ser el protagonista de sus propias películas, decide buscar un reemplazo. Pues a mí me parecen razones totalmente válidas para amar esta película y todas las  que realice de ahora en adelante!

Sí sentí que es más larga de lo que debiera y, por tanto, aburre momentáneamente pero rápidamente se recupera el ritmo. La escena en la que se encuentra con los surrealistas en el bar no aporta nada a la historia y pudiera discurrir sin ella perfectamente, excepto porque introduce a Buñuel y más tarde lo usa en una escena, pero tampoco es imprescindible. Lo más divertido fue adivinar los personajes antes que se dijeran sus nombres, y conocer las historias detrás de ellos.

Yo la veré de nuevo. Varias veces.


4 comentarios:

Pachy Ramírez Scheker dijo...

Uuuy!!! Me encantó este post...

Yo también vi a "Midnight un Paris" y se me salió "la babita" viendo estos hermosos paisajes parisinos... Al igual que tú, fui a verla sin tener la mínima idea del argumento...pero inmediatamente te atrapa. Sin dudas, ir adivinando cada personaje antes que lo nombraran...y desearle todo el mal a Paul...fueron también parte de mi entretenimiento al verla.

Sobre la escena donde aparecen todos los surrealistas...confieso que fue una de mis favoritas...fue muuuy grato para mi ver a un Adrien Brody personificando a Dalí...incluso, me pareció extraño que no habian más escenas...me quedé esperando...sobretodo por el acostumbrado surrealismo de Woody.

Yo no lo pensaría dos veces y la vería una vez más.

Gracias por tu post.

Un abrazo,

@PachyRamirez

Darío Martínez Batlle dijo...

Yo no soy demasiado fan de Woody Allen, pero me llama la atención que tengas en tan alta estima a Owen Wilson, máxime trabajando para el impresionantemente quisquilloso Qoody Allen.

Tendré que "comprar" esa movie. :)

Sonia dijo...

A mí me encnató la película :). Me encantó la aparición de grandes titanes del mundo de las artes que admiro en la trama de película :). La actuación, la dirección, los dialogos, TODO. Lo único que no me gusto fue la mojigata de la esposa de Gil... pero ya eso es rollo mío...

Yo también fui a ver la peli sin leer nada... que es lo que normalmente hago... me encanta ir y abrirmele al director, sin prejuicios y decirle, vamos convenceme... y Woody lo logró al máximo. Salí del teatro satisfecha, y con una sonrisa en los labios.... y con ganas de volver a ver la peli, lol. Si soy un poco maniatica :).
Es una de las mejores películas de Woody Allen en mucho tiempo... También disfruté Vicky Cristina Barcelona, y You will Meet a Tall Dark Stranger, pero esta sin duda es superior por lo menos a esas dos.... :).

Tu reseña está muy bien :).

Argénida Romero dijo...

La vi. Me encantó!!!!