viernes, mayo 05, 2006

IRONIA EN LA FIL


Al que diga que los caribeños no sabemos usar la ironía, le podemos demostrar hoy que está equivocado. El impasse ocasionado por las declaraciones de la escritora cubana en el exilio (hay que describirla así no sea que se arme otro lío) Zoé Valdés es una muestra indiscutible de ello. No sólo nos llamó “gentuza”, catalogó de “apocado” al Director de la Feria del Libro, sino que dejó “caer” que somos unos ignorantes porque la presentaron como “escritora canadiense” (la verdad es que si fue así, se la comió el que lo hizo).
Desde ayer quería escribir algo sobre esto, pero decidí rumiarlo por dentro, en espera de alguna explicación, una nota que dijera : - “Nooooooooo, eso no fue lo que la autora quiso decir”….. - No existe esa aclaración.
El asunto no es orgullo nacionalista herido (quienes me conocen saben que últimamente no hay mucho de eso y yo soy de las que dice que el patriotismo murió… ) sino que esta señora mientras estuvo aquí la pasó muy bien , todo fue un encanto, y entonces se va muy lejos, a Suiza, a dar esas declaraciones. Su estadía en el país se circunscribió a comer mofongo, ir a la Marina de Casa de Campo y pasear. Ni siquiera recorrió la feria (pues la feria se encargó muy bien de evitar cualquier incidente con grupos de cubanos adeptos al regimen ). No estoy de acuerdo tampoco 100% con las declaraciones del embajador cubano, y menos con su arrogancia, pero si es cierto que a Zoé Valdés la presentaron como parte de la delegación cubana fue un error, y ella misma debió evitarlo, si es que estaba al tanto. Causa mucha suspicacia que haya decidido dar estas “desatinadas” declaraciones tantos días después de haberse marchado, y después de haberse bajado su mofongo y paseado con la crema y nata. Y digo desatinada porque lo estoy escribiendo yo, si fuera otro dijera que la señora “se cago afuera del cajón”, aunque yo no lo digo porque esa expresión o me gusta. Aunque es la que le va.
Todo esto se desató el miércoles con las declaraciones del embajador cubano y ayer con la publicación de las palabras de Valdés. Busquen ambas noticias en El Nacional que yo no sé poner links.
La indignación me surge ante esas palabras, arrogantes, ofensivas, fuera de lugar, odiosas, irrespetuosas, inaceptables viniendo de una autora a la que un país, en su evento cultural más importante la acogió, le cedió la conferencia magistral, reconociéndole un lugar en la literatura contemporánea (que a mi juicio no merece). Una autora de segunda, que escribe sobre temas escandalosos, y no cesa de explotar el factor caribe-lujuria-cuba-exilio. Y APRA los que empiecen a decir que opino esto por lo sucedido, me adelanto: yo opino esto desde que leí su segundo y tercer libros y , como tantos, me decepcioné. Yo personalmente. no compro un libro más de ella.

6 comentarios:

Marino Bonilla dijo...

NO he leido ninguno de ella y talvés no llegue a hacerlo. Pero habría que preguntarse ¿porqué bendito escribe desde el exilio y no desde Cuba, como lo hacemos nosotros?.

Eigna dijo...

esa buena #@*_&, porque tengo mis reservas sobre la Feria de la Oficina Pública, pero yo soy de este pedazo y puedo decir lo que me dé la gana. Ella no carajo que no es más que una ¡¡¡ #@*_& !!!!

CMG dijo...

Si, m.... para la cubana de m..... esa!
... si, CUBANA, CUBANA, CUBANA!, aunque no le guste ni a ella, ni a los cubanos!
Que se vaya para su ningún lugar a decir sus disparates de m...., cuadrosa, ridícula, fuera de sitio, malagradecida, fre'ca... y para colmo, FEA!
Ah, y yo tampoco compro ningún libro de ella..., JÚ!

BESTIARIO dijo...

Debieron picarla. Y nunca me ha pasado por la mente comprar un libro de esa fascista.

lagitti dijo...

Y, por qué la llamas fascista? a ver a ver

BESTIARIO dijo...

Por derechista..