lunes, diciembre 26, 2005

Noche... ¿Buena?


navidad
Originally uploaded by lagitti.
Hace años que tengo una disputa con la Navidad. Produce en mí sentimientos agridulces: estás con tu familia, todos estamos más sensibles y al parecer nos queremos un poco más; pero también, la Navidad nos recuerda, nos restriega más bien, todo lo que no tenemos y que extrañamos y/o añoramos por supuesto, porque si no, ni nos afectara. El 2004 fue la primera Navidad de mi hija: motivo suficiente para estar más feliz, pero, muere mi tío Juan el 23 de diciembre (el segundo de los hermanos de mi papå que moría en ese año) y perdía mis energías esperando a quien no llegó. PERO (de nuevo), tomé mis vacaciones y no me quedaron calles por andar, dar ruedas... lo que más me gusta. Este año, Alma y yo nos quedamos solas, tenemos la casa para nosotras, esta semana se rompió el espejo en mil pedacitos y se perdieron casi todos, simplemente para que no exista la posibilidad de pegarlos de nuevo. El 23, para recordar a mi tío, mis amigos más viejos estuvieron conmigo en mi casa compartiendo lo más preciado: cariño y alcohol. Gracias a Marisol (que además mojo us hombros con mis lágrimas, como siempre), Richard, Luis, Fred, Ivette, Noel y Meca.
Así, llega Noche... buena? Cuando era niña, mis padres y mis tíos eran tan jóvenes, recuerdo en casa de mis abuelos la fiesta duraba hasta la madrgada, todos bailabámos, hasta los que apenas sabían, caminar, todo el barrio cruzaba por allí, y nos dolía la barriga de tanto reír. Este año? pues, qué les digo. Mis padres se fueron a pasar las Navidades con mis hermanos y mi sobrino, y me hicieron una falta inimaginable; mi cuñado durmió casi toda la noche (es que el pobre tuvo un ligero percance con 4 litros de Brugal en la tarde), los niños fueron cayendo uno a uno desde las 10:00 p.m. Si no fuera por Guillermo que prácticamente me secuestró cuando llegué a casa, hubiera pasado la noche sin un trago. Gracias! Pero eso es lo que se llama pasarla en tranquilidad, rodeada de familia. No me quejo, me hacía falta. Por eso es que digo, cómo ha cambiado el cuento!

3 comentarios:

Eigna dijo...

Eso que te pasó esta navidad, y que se multiplica por n cuando tiene que ver con la extensión del ser, va aplacándose con los años, las heridas van sanando, la partida de los seres queridos que extrañas tanto cuando la familiaridad es incómoda porque te trae buenos recuerdos, que según mi propia teoría, son más dolorosos que los malos, todo eso, que te produce un vacío en el estómago, y a veces no te permite ni siquiera disfrutar a una princesa subida en un burrito, esa brisa que te sacude, va cediendo. Va transformándose en alegría poco a poco, va cambiando tu vida. Te leo y me llegan recuerdos de sentimientos ya viejos y propios, justo en navidad también. Es terrible que te sucedan cosas dolorosas en navidad, se siente como una estocada, precisamente porque el fin de año supone el fin de algo, y uno entiende que es para renovarse, pero resulta es para rejoderse. A ver si nos tomamos un café y te cuento como estarás cuando Alma tenga siete años, y en verdad, como tu misma dices, ni la ausencia tendrá protagonismo, y recibirá una llamada que ella resumirá rápido, porque es más importante el regalo de santa madre, que el blah blah del otro lado del auricular. Y sí, a mí también me da lástima pensar que alguien prefiere una navidad sin niños. Besos a la princesa.

lagitti dijo...

Amiga: cuando quieras, si no te importan los kleenex en demasía sobre la mesa......

Anónimo dijo...

eso pienso... la navidad envejecio en mi, donde se quedan aquellos alegres momentos, que paso, donde esta? pero tengo la esperanza de como aquella bebesita que gozo tan magico momentos vuelva a sentir aquel gozo...

pido a dios que nos bendiga a ti, a almilla, a mi y a el mundo. y que por favor traiga de vuelta un poco de aquella navidad vieja que tanto gozamos... cariños eileen