miércoles, junio 22, 2005

Lista de las cosas que no se como explicarle a Alma (I)

Es un día normal, vamos en el carro por la Lincoln (que bien pudiera ser otra cualquiera), mami (o sea, yo) va manejando. Nos paramos en un semáforo en rojo. Veo que se acerca una mano extendida hasta la venta del carro: es una mujer que carga un bebé o bien un niño de unos 8 años. Entonces, ahí viene la pregunta que me tortura: -"Mami, por qué esa señora/niño pide?"... O PEOR!!! -"Mami, por qué no le diste dinero a esa señora? tú tienes ahí"-
Para mí ésta es una de las grandes intersecciones de la vida, en las que puedo ir en cualesquiera de las dos direcciones: dar limosna o no. Y cada una tiene sus detractores y sus defensores. Y todos ellos batallan dentro de mí. Yo también quiero eliminar la pobreza, yo también sueño con el día en que esos 30,000 niños que mueren diariamente como resultado de extrema pobreza sean una estadística olvidada (olvidada porque no exista más, no olvidada = ignorada como ahora).
Pero, y aquí viene la lucha, si dar limosna es perpetuar el lucrativo negocio de la pobreza, si darle 2 pesos al niño del semáforo es llenarle los bolsillos al cabrón que lo recoge junto a 10 más, entonces, no dárselos y permitir que quizás pase hambre ese día, o sea golpeado por no llevar más dinero, eso qué es?
Los que defienden el "no a la limosna" predican: - no regales el pez, enséñale a pescar-, pero, nosotros: lo hacemos? Si negamos la limosna en la esquina, la damos en otro lado? Porque es lo mismo. Aportamos nuestros recursos, nuestro tiempo a alguna causa? Es difícil, no me avergüenza decirlo. "Quiero hacerlo, nunca encuentro cómo".
Qué le digo a Alma, qué le enseño? Ella aún no pregunta, sé que tengo tiempo para aclararme y tomar una posición en la que crea, pero y si llega ese momento y no estoy lista?
Y ustedes, qué piensan? Alguno o alguna ya ha tenido que dar esta explicación? Ayúuuuuuuuuuudenme.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

He tenido que dar explicaciones, pero sobre todo, he tenido que dar ejemplo, desde dejar de tomar coca cola hasta aceptar estoicamente, ante su propio asombro, una multa de un AMET que me paró por estar hablando por el celular, delante de Amelia, (6 años). Me socorrió un conocido que le "pidió cacao" al AMET por mi, y yo le decia al AMET... no oficial, si tiene que poner la multa hágalo, después de todo, yo estaba rompiendo la ley. El tipo se debe estar preguntando todavía qué mosca me picó, pero mi hija no me vió negociar un perdón. Entonces me empecé a preguntar porqué lo hice, y recordé, que mi papá hizo exactamente lo mismo una vez, cuando yo tenía, la edad de Amelia ahora. Pero entiendo tu punto, y ahora dejo la interrogante, hay que poner ejemplo, en un país de dobles morales ¿qué es lo correcto? yo le daria el dinero en el momento si lo tengo, le explicaría mi punto de vista a Amelia como si ella tuviese 20 años (eso siempre funciona) y si eso no funciona, cerraría la conversación con el clásico "hay cosas que no entiendes ahora, pero cuando cuando seas mayor lo entenderás, y yo ni siquiera tendré que estar ahí cuando el momento de entender llegue".

Ang

Anónimo dijo...

Me encantó esta página, sinceramente me encanta cuando
escribes así, es un don que tienes y deberías sacarle
más partido....
....la verdad es k no sabría ni que decirte, cuando me
encuetro en una situación así me pasa lo mismo que a
tí, darles a quíen???....a esos infelices que aún no
conocen el significado del dinero o a los hijos de
p.... que son los que los tienen ahí...al igual que tu
no sabría que decir cuando me toque a mí, pero ya papá
Dios te pondrá las palabras adecuadas para que Almita
pueda entender o por lo menos tratar...

Besos, Lory..

Anabelle dijo...

Llegué a este blog porque andaba un poco aburrida y decidí visitar blogs, me llamó la atención tu blog y lo leo... hasta hoy, a la única persona que le he tenido que dar explicación sobre esa pregunta es a mi misma. Me identifico mucho con tu incertidumbre con relación a este tema, pues me hago esas mismas preguntas cada vez que me tocan en el vidrio del carro a pedirme, imagínate cuántas veces me pasa en esta ciudad y aún así (con tanta reflexión sobre el tema) no he conseguido respuesta...

aquarela dijo...

hola, los niños son cajas de sorpresa, sinceros hasta decir ya, tenemos q ser filosofos, maestros, cientificos y además superheroes, pero tenemos q tratar de tener a mano siempre una respuesta logica sobre todo entendible para ellos.
Aun nos queda mucho por hacer, animo, despues de todo son muchas las satisfacciones q nos dan, nos sacan una sonrisa como por arte de magía. Sabes algo te felicito, porque la madre naturaleza te premio y el nombre me gusta.. ( te escribo por medio este blog, que es de una amiga, luego hare mi blog.. ) Polanco

LauraDiaz dijo...

Todas hemos estado en el mismo caballo, y creo haber encontrado la solución. Me costó hacer una ONG cuyos fondos fueron financiados por un organismo del Estado Fallido, organizaciones privadas, empresas, etc. Y el Estado Fallido fue a endeudarse con alguna super-potencia de estrellas y líneas en horizontal. Y este dinero viene a cuentagotas para nuestra ONG -que dicho sea de paso no está produciendo otra cosa más que resultados positivos porque le estamos dando asistencia real y práctica a varios cientos de niños mas una carrera técnica sin necesidad de haber cursado el 8vo como el fuñío INFOTEC- mientras el Estado Fallido que lo recibió a chorros lo usa para sobornar algún diplomático en restaurantes de cinco estrellas o peor aún para hacer unas reformas respecto a la educación y la niñez en congresos super carísimos con expertos extranjeros que te dicen cómo hacer las cosas a cambio de muchos miles de dólares mas gastos de representación y estadía en un hotel también 5 estrellas y que luego no queda tanto para la ONG que va a resolver una parte del problema así que le ponen trabas al préstamo que tiene la ONG bajo contrato revisando cada cláusula para ver dónde ha fallado y de dónde se le puede quitar...un plato de mangú y una instrucción sencilla como "aquí tú martillas y haces el espaldar de una silla" a Jean Paul, que sí es dominicano porque nació en territorio dominicano pero que nuestra xenofobia generalizada no le ha permitido llamarse más que "ete haitiano, seguro que e un ladronazo" y no tiene papeles y no existe en la vida burocrática así que no cabe en las estadísticas y eso es mejor para todos. En mis años trabajando a la par con organismos internacionales, en ONGs y soñando con el cambio -y en el ideal de mis sueños yo era Nicole Kidman en The Interpreter y tampoco ví ningún cambio- me dí cuenta que mi llamamiento era ese, el del cambio, así que a pesar de que a mi esposo un niño "de la calle" le tiró los cinco pesos que le dió el otro día en la misma cara y lo dejó botando sangre y él ha jurado de los dientes para afuera no seguir dando; me senté con mi Maestro Jesús y El me reveló que hubiera dado en los semáforos instrucciones radicales de cómo se llega al cielo y no la moneda del César pero sí PAN Y PESCADO. He aprendido a llevar siempre comida (buena, no sobras) en la jeepeta y a no sentirme culpable porque ando en ella y entregar suculentos y grandes bocados a cada niño que veo y me he llenado por dentro y le he suplicado a Dios que hable a través de mí con cada persona con quien entro en contacto porque yo no conozco la realidad de esa persona por mucho que la esté viendo con mis ojos en su propia casa al pedirle a su papá que me lo preste por dos horas diarias en un idioma que no entienden pero es que yo no soy Jean Paul al que le dan la pela y lo obligan...así que no le puedo hablar de yo sé lo que estás pasando sinó de LA VERDAD, EL CAMINO y LA VIDA ETERNA, con la comida en la mano para que la escuche y UNGIDA antes de hablar para no decir porquerías. Algunos niños ya me identifican pero, sobre todo, van conociendo a CRISTO y eso es ya un CAMBIO. Aprendí a que todos somos iguales y que mis muchachas en la casa se sientan a la mesa con nosotros y todos comemos juntos bendiciendo los alimentos y que cuando ellas me necesitan, yo digo "aquí estoy" y que mi pediatra que es Ramón Peralta y es cristiano me atiende a los niños sin recursos que le llevo y le da la medicina. Yo me he tomado la vida a pecho desded que nací pero CREANME ésto sólo puede ser obra de DIOS EN MI. Me he escuchado decir cosas que ni estoy pensando porque Dios es quien está hablando y he visto entendimiento y fé en quien me escucha como si pensaran "ella me conoce". Así que "Levántate y resplandece porque ha venido hoy tu luz y he aquí que tinieblas cubrirán las naciones más sobre tí resplandecerá la luz de Dios porque Su gloria ha nacido sobre tí" Isaias 60 ¿Tú crees que este método no funciona? Pídele revelación a Dios de cómo resolver tu problema en los semáforos, pídele que te guíe, cada persona tiene un llamamiento diferente. Este es el mío. Saludos y que Dios te levante y bendiga y te prospere en la fé.

lagitti dijo...

Una vez, yo como cruzaba todos los días cuatro veces por la Lincoln con Kennedy, ya los muchachos que limpian vidrios me conocían. Siempre los dejaba que me limpiaran para darle par de pesos (cinco, dos, tres, asegún...). En épocas especiales les daba más. Uno de ellos una vez me dijo que iba a dejar de limpiar por la mañana porque iba para la escuela y me pidió que lo ayudara. La idealistatontaaúncreyente de mí la próxima vez le llevé unos cuaderos y, no los quiso!!!!!!!!! No los quiso. Un par de semanas después (cuando ya habían empezado las clases), estaba ahí todavía. Aún está ahí. Yo quiero creer que podemos aportar y que podemos ayudar, pero se me puso muy difícil después de eso. Ya no me duele pero ahora lo pienso dos veces antes de darles nada.