miércoles, febrero 01, 2006

Y yo, ¿algún dia mentire por Alma?

No sé que decir. Quisiera decir que no, porque he de enseñarle a ella que la verdad nos hace libres, que una verdad a tiempo puede doler, pero una mentira duele durante mucho, mucho tiempo, a veces para siempre. También quisiera decir que sí, que como madre seré capaz de hacer lo que sea por ella, que no habrá prejuicio ni obstáculo que se interponga en ayudarla a conseguir su felicidad. Pero... no sé qué decir. Una felicidad construida sobre una mentira, que siempre significa dolor para otro, no trae paz incluida. Eso no es un combo interesante, no! Y más si , como madre, he de mentir no para protegerla sino para taparle su imprudencia, su falta, su maldad. Quizás lo que deba enseñarle, y ésta tal vez sea una de las herencias más importantes que le deje, es a ponerse en el lugar del otro, a pensar en que si necesitas que otro sufra para tú ser feliz, entonces no lo estás haciendo bien. So, si me pongo yo misma en mi lugar ahora, creo que no mentiré por ella.

3 comentarios:

lamismamoma dijo...

bueno mija... esos locos bajitos hacen que uno haga lo que nunca imaginó hacer. yo en lo que respecta a mis hijos prefiero ni decir muchas cosas ... creo que por ellos sería capaz hasta de matar... y eso que a mi la sangre me da un ascooooooooo

Anónimo dijo...

Yo he mentido, una sola vez, a mi hija. Le dije "tu papá te llamó cuando estabas en casa de tus primos, pero me dijo que te extraña mucho y que llamará luego". Algo sobre sus ojos llorosos me dijo, que era una mentira blanca.

lagitti dijo...

Desgraciados! (los que no llaman, que conste)